21 , -  




FAQ







-




















Eurasian Movement (English)



.. " "" -


.. " "

>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
(.) | mp3
.

(- mp3, . 1 )
:
- -
- -

--
[ ]
[ ]
[ -]
[ ]
[ ]
- [ ]
[ ]
[ ]
? []
[ ]
.. >>
>>
>>
>>
>>
" "
, 125375, , , 7, 4, 605, (. )
:
+7(495) 926-68-11
- , , , , CD, DVD, VHS , , "" .
E-mail:
  • " "
    -:
    +7(495) 926-68-11
  • - " "
  • . ()

  • [ ]

  • .
    : 117216, / 9, ..

    " "




  •    width=

      width=

    - width=
    Rambler's Top100



    ..

    -
    evrazia - lj-community
    -
    -




    (VIII )

    ( )

    ( )

    ( )

    . @Mail.ru
    Tiberio Graziani|Lunit dellEurasia|09.06.2010 

    Tiberio Graziani

    Lunit dellEurasia

    En los ltimos aos, al menos desde el tiempo del colapso de la Unin Sovitica, se ha asistido a un renovado inters hacia el anlisis geopoltico como clave interpretativa para la comprensin de las cambiadas relaciones entre los actores globales y, sobre todo, como auxilio para descifrar nuevos escenarios posibles.

    En tal mbito, Eurasia parece constituir, considerando los numerosos estudios que se ocupan de ella, un campo de investigacin privilegiado.

    Analistas influyentes como, por ejemplo, el atlantista Brzezinski o los neoeurasiatistas Dugin y Ziuganov estn de acuerdo, aunque desde puntos de vista distintos y decididamente antagonistas entre s, sobre el hecho de que el futuro del planeta se juega en el tablero eurasitico.

    A la imparable y larga ofensiva lanzada por los EE.UU. contra la masa continental eurasitica entre 1990 y 2003 (1) parece contraponerse, al menos a partir del ultimo quinquenio, una especie de reaccin que se expresa, por ahora, a travs de la intensificacin de nuevas y profundas colaboraciones estratgicas entre Pekn, Nueva Delhi y Mosc y el continuo refuerzo de la Organizacin para la Cooperacin de Shangai (OCS).

    Estos acuerdos parecera que sirven de preludio a una indita y articulada integracin del continente eurasitico que, por evidentes motivos de oportunidad, pasando por encima tanto de las diferencias culturales, religiosas, tnicas, como por encima de las particulares aspiraciones nacionales de las poblaciones que lo habitan, hacen vanas las expectativas de los propagandistas del choque de civilizaciones.

    La teora del choque de civilizaciones, como se sabe, fue puesta a punto por Samuel Huntington, el ex consejero de Johnson en la poca del conflicto vietnamita. El estudioso americano, en diversos artculos y principalmente en su The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order, (New York, Simon & Schuster, 1996), lanz la hiptesis de que los conflictos entre las varias poblaciones del planeta, y, en particular, entre las que habitan Eurasia, no tendran su origen principalmente en causas ideolgicas o econmicas, sino en motivaciones culturales, bsicamente religiosas. Para Huntington la poltica global del siglo XXI estar, por tanto, dominada por el choque de civilizaciones. Esta particular lectura de la historia, es decir, la del carcter irreconciliable de las civilizaciones, ha influido a vastos sectores de la opinin pblica occidental y constituye, todava, una de las referencias constantes de los numerosos think tanks del otro lado del ocano especializados en la identificacin de las reas calientes o de inestabilidad de Eurasia.

    En realidad, en la historia no se han verificado nunca choques de civilizaciones, sino, ms bien, encuentros y contaminaciones entre las distintas culturas. En particular, en Eurasia, en cuyo espacio estn presentes la prctica totalidad de las civilizaciones del planeta.

    Eurasia, de hecho, todava antes de ser un concepto til para el anlisis geopoltico y geoestratgico, es, se podra decir, una idea cultural, cuyo carcter unitario es demostrado por su misma historia.

    La oposicin entre Europa y Asia siempre ha sido una oposicin artificial, a menudo fruto de interpretaciones histricas instrumentalizadas, principalmente por los europeos, con fines hegemnicos, por tanto, estrechamente ligada a praxis geopolticas. Slo hay que pensar en la poca del colonialismo de expoliacin y en la superestructura ideolgica que lo sustentaba, en el white mans burden (2) del cantor del imperialismo britnico, Rudyard Kipling y, sobre todo, en su conocida composicin literaria The Ballad of East and West, en la que el escritor y poeta ingls teoriza explcitamente, en el famoso verso East is East, and West is West, and never the twain shall meet, el carcter irreconciliable entre las culturas orientales y occidentales (3).

    Pero, si observamos bien, la contraposicin ideolgica entre Europa y Asia, entre Occidente y Oriente, se remonta todava ms atrs, a ciertas tendencias que maduraron en el seno del cristianismo, que exaltando la especificidad de la visin cristiana del mundo consideran las culturas de las poblaciones no europeas no slo como inciviles, sino tambin como inferiores.

    La presunta separacin e incompatibilidad entre las culturas asiticas y las presentes en la parte occidental de Eurasia, es decir, en la pennsula europea, si examinamos con mayor atencin, se ha resuelto siempre en el principio de la polaridad. Ya Polibio, en su Historias, resolva la oposicin entre Oriente y Occidente en el carcter unitario del mundo mediterrneo (4), un concepto que fue retomado y desarrollado brillantemente, algunos siglos ms tarde, por el historiador francs Fernand Braudel. Por otra parte, para los antiguos la tierra habitada y conocida era considerada del mismo modo que una casa comn (oikoumne gh). Segn el historiador holands Huizinga en la historia antigua, en la medida en que nos es conocida, no encontramos nunca a Oriente contrapuesto explcitamente a Occidente [5]. Para el autor de El Otoo de la Edad Media y Homo Ludens, tambin la civilizacin islmica ha ignorado la escisin entre Oriente y Occidente, por tanto, entre Asia y Europa [6].

    El profundo carcter unitario de las mltiples y policromas civilizaciones eurasiticas no ha sido nunca puesto en duda, sino que ms bien ha sido ratificado y reconfirmado por los descubrimientos arqueolgicos, por las investigaciones etnogrficas y, en particular, por el estudio comparado de las religiones y de los mitos.

    Por tanto, aunque existan anlisis e investigaciones especficas sobre la unidad cultural de Eurasia, sin embargo, se debe todava constatar a tal respecto la ausencia de estudios sistemticos y orgnicos.

    Los trabajos de un Gumilev, como tambin de un Altheim, sobre la influencia de la cultura mongola o la de los Hunos en el mundo eslavo-ruso y en el nacimiento de los actuales pueblos asiticos y europeos, o los de un Giuseppe Tucci sobre le mundo tibetano o sobre las culturas de Extremo Oriente y su parentela con el pensamiento antiguo, o los de un Eliade dedicados a la comparacin de las religiones y de los mitos, o, todava, los de un Dumzil o un Benveniste en lo referente a los estudios llamados indoeuropeos, o, finalmente, los de la escuela de los eurasiatistas rusos de los aos veinte y treinta del siglo XX, entre los cuales se encuentra ciertamente el lingista Trubeckoj, constituyen indudablemente las bases metodolgicas para emprender tal empresa. A esto se podran aadir tambin los resultados y las metodologas adquiridas por los estudiosos de las ciencias llamadas tradicionales, como, por citar slo algn nombre, Gunon, Coomaraswamy, Schuon, Evola, Burckhardt, Nasr.

    Precisamente es en el mbito del descubrimiento, o mejor, del redescubrimiento del carcter unitario de las culturas eurasiticas donde encuentran su correcta colocacin los ensayos de Claudio Mutti recogidos en LUnit dellEurasia; sobre todo, adems de ofrecer una vlida introduccin a esta temtica en Italia todava en vas de definicin estos aportan nuevos elementos de reflexin, tiles no slo para el desarrollo de tales investigaciones, sino tambin para la comprensin de importantes nudos histricos de la ecmene que, para decirlo con Eliade, por otra parte, con razn citado por Mutti, se extiende de Portugal a China y de Escandinavia a Ceiln. La peculiaridad de los estudios aqu presentes reside, a nuestro juicio, en la constante referencia que Mutti presta a las dinmicas geopolticas del espacio eurasitico; una referencia destinada ciertamente a suscitar una comn conciencia geopoltica entre las poblaciones que actualmente habitan la masa eurasitica.

    Tiberio Graziani Director de la revista Eurasia. direzione@eurasia-rivista.org www.eurasia-rivista.org (Traducido del italiano al espaol por Javier Estrada) Notas: 1. Primera Guerra del Golfo (1990-1991); agresin a Serbia (1999), en el mbito de la planificada desintegracin de la Confederacin yugoslava; ocupacin de Afganistn (2002); devastacin de Irak (2003). A esto hay que aadir tambin la ampliacin de la OTAN en los pases de Europa oriental y las llamadas revoluciones coloradas como significativos elementos de intromisin por parte de la potencia del otro lado del Atlntico en la que fue la esfera de influencia de la mayor potencia eurasitica del siglo XX, la Unin Sovitica. 2. La popular composicin de Rudyard Kipling fue publicada con el subttulo The United States and the Philippine Islands en 1899; este se refera a las guerras de conquista emprendidas por los Estados Unidos con respecto a las Filipinas y otras ex colonias espaolas. 3. Para una rpida reflexin sobre la cuestin del concepto de Occidente en relacin con la identidad europea, vase en el propio volumen de Mutti el captulo sobre La invencin de Occidente. 4. Pero bastante antes de Polibio tambin Herdoto. Escribe al respecto Luciano Canfora precisamente a los griegos les corresponde la responsabilidad de haber separado a los Brbaros de los Griegos. En la primera lnea de las Historias de Herdoto, griegos y brbaros constituyen ya una consolidada polaridad, aunque precisamente Herdoto sea ms consciente que otros de hasta qu punto los conceptos fundamentales de los griegos, empezando por las denominaciones de las divinidades (II, 50), venan de lejos, en Il sarto cinese, nota a Arnold Toynbee, Il mondo e lOccidente, Sellerio editore, Palermo, 1992, p. 107. 5. Johan Huizinga, Lo scempio del mondo, Bruno Mondadori, Milano, 2004, p.26. 6. Johan Huizinga, op.cit., p. 35 y siguientes.


    : - , Russia.ru


    : , Georgia Times


    - -. , russia.ru


    . " ",


    . Russia.Ru


    : . GeorgiaTimes.TV


    . "-"


    vs.: .


    : . Russia.Ru


    4 : . " 24"

    :
    -
    ()

    (-)

    (-)

    ()
    -
    (-)

    ( )

    ()

    ( )

    ()

    ()
    ...



    5