21 , -  




FAQ







-




















Eurasian Movement (English)



.. " "" -


.. " "

>>
>>
>>
>>
>>
>>
>>
(.) | mp3
.

(- mp3, . 1 )
:
- -
- -

--
[ ]
[ ]
[ -]
[ ]
[ ]
- [ ]
[ ]
[ ]
? []
[ ]
.. >>
>>
>>
>>
>>
" "
, 125375, , , 7, 4, 605, (. )
:
+7(495) 926-68-11
- , , , , CD, DVD, VHS , , "" .
E-mail:
  • " "
    -:
    +7(495) 926-68-11
  • - " "
  • . ()

  • [ ]

  • .
    : 117216, / 9, ..

    " "




  •    width=

      width=

    - width=
    Rambler's Top100



    ..

    -
    evrazia - lj-community
    -
    -




    (VIII )

    ( )

    ( )

    ( )

    . @Mail.ru
    Tiberio Graziani|Rusia en el siglo XXI|27-09-2009  

    Tiberio Graziani

    Rusia en el siglo XXI

    Rusia est de regreso y su veloz reafirmacin en el tablero mundial se debe a las iniciativas puestas en juego por Vladimir Putin y hoy por el presidente Medvdev. En el frente interno, reconducir bajo el control del Estado las industrias estratgicas del pas, erradicar la criminalidad organizada, contener con firmeza el secesionismo en el Cucaso e infundir confianza a la poblacin. En el frente externo alianzas que ayudan a pequeos pases a resistir con xito a la hegemona imperial. Presentamos el anlisis del politlogo italiano Tiberio Graziani.

    En el curso de los ltimos dos decenios en Rusia se han manifestado dos hechos geopolticos tan importantes que condicionan muy profundamente tanto la poltica internacional planetaria, como teniendo en cuenta un planteo terico especulativo los habituales paradigmas interpretativos utilizados por los analistas de cuestiones geopolticas y geoestratgicas.

    Nos referimos, claro est, a la cada de la Unin Sovitica y a la reconfiguracin geopoltica del rea rusa como elemento que constituye el nuevo asentamiento mundial luego de una condicin unipolar.

    Es necesario sealar de inmediato que la reconfiguracin-reconstruccin del espacio geopoltico ruso, iniciado por Putin y ahora continuado por Medvedev, tiene la peculiaridad de iniciarse en un lapso breve no haban trascurrido diez aos de la disolucin oficial de la potencia sovitica, si se tienen en cuenta los largos arcos temporales tpicos de los ciclos geopolticos y del contexto econmico, poltico y social, adems el psicolgico, dentro de cuyo periodo la reconstruccin se ha manifestado.

    Todos podemos recordar el profundo estado de postracin que sumergi a Mosc a los inicios de los noventas y su consecuencia a nivel mundial por el temor extremo que provoc en los observadores, en los polticos y en los exponentes del mundo de las financias, del comercio y las industrias el vaco producido por la cada vertical del sistema sovitico.

    El desplome de la URSS, como es notorio, permiti la expansin de la potencia americana en el espacio centro europeo, y centroasitico a lo largo de los aos noventas.

    Entre las etapas ms significativas de la marcha de EEUU haca oriente podemos recordar: la primera guerra de Golfo (1990-1991), la agresin a Serbia (1999) en el cuadro del la programada desintegracin de la confederacin yugoslava, la ocupacin de Afganistn (2002) la devastacin de Iraq (2003).

    En paralelo a las acciones blicas, Wshington intensificado su esfera de influencias sobre el Viejo Continente por medio de la inclusin en la OTAN de los Pases de Europa central, miembros del ex Pacto de Varsovia. La ampliacin de la OTAN da inicio, como es sabido, a la inclusin de la Alemania del Este el dia 3 de octubre de 1990; luego de la reunificacin de las dos entidades alemanas sigue, el 12 de marzo de 1999, con Polonia, Hungra, la Republica Checa y, el 29 de marzo de 2004, con la inclusin de Eslovaquia, de Rumania, Bulgaria y Eslovenia.

    Al ex enemigo sovitico no se le ahorra tampoco, an fuere simblico, pero geoestratgico y relevante golpe: el 29 de marzo de 2004 hacen parte de la OTAN tres ex Republicas Soviticas,Estonia, Letonia y Lituania. Recin, el 1 de abril de 2009 entraron Croacia y Albania.

    Por primera vez en su historia Europa es rehn por completo de una alianza hegemnica extracontinental. La vuelta al Comando integrado de la OTAN (abril de 2009) de la Francia de Sarkozy constituye, en el orden temporal, el ltimo acto de subordinacin europeo a los intereses de Wshington.

    La erosin continua en lo que se comprende como el exterior cercano ex sovitico por parte de los EEUU, que a continuacin, a partir del 2000, inicia la conquista de lo que se entiende como sociedades civiles de los pases que lo componen. A tal fin, asistimos a la puesta en escena de la estrategia de las revoluciones coloradas, cuya finalidad es ubicar un gobierno filo occidental en Serbia (5 de octubre 2000), en Georgia (Revolucin de las Rosas, 2003-2004), en Ucrania (Revolucin Color Naranja, 2004), en Kirguizistn (Revolucin de los Tulipanes, 2005).

    La conquista de las sociedades civiles de algunos pases, como Georgia y Ucrania, teorizadas por "think tanks" como el Albert Einstein Institute, sobre la base de las indicaciones propuestas por su fundador, el estadounidense Gene Sharp que parecer financio por el conocidofilntropo y especulador Georges Soros, consejero del actual presidente Obama.

    Por un largo decenio parece que el dictado de las reglas de la poltica y la economa mundial ha sido guiado por los EEUU el slo sistema occidental. En el trascurso de los aos noventas, de hecho, los Estados Unidos, (la hyperpuissance, como los defini con motivada preocupacin, un canciller francs, Hubert Vdrine,, o la nacin necesaria segn una renombraba expresin, mesinica y arrogante de la secretaria de Estado Madeleine Albright y de su presidente Clinton), impusieron el su criterio unilateral en casi todas las iniciativas polticas, econmicas y militares del planeta.

    Pero tras la llegada de Putin a la presidencia de la Federacin Rusa el cuadro internacional comienza a cambiar.

    El primer episodio que se puede valuar como el inicio de la reafirmacin de la nueva Rusia en el certamen internacional es tal vez el conectado a las tensiones que emergen en el seno del sistema occidental, por marginarse de la agresiva intervencin militar en el Iraq de Saddam Hussein.

    En el 2003 Pars y Berln se oponen a la voluntad de Wshington: Mosc se opone y, por momentos, el eje Pars-Berln-Mosc parece una alternativa realista al juego unipolar estadounidense. Rusia obtiene un primer gran xito a causa de la tensin provocada en el campo occidental por la poltica exterior implementada por el ex agente del KGB.

    Rusia, luego del embate soportado en Serbia, comienza a reaccionar. Y en menos de un decenio, reconfirma su rol de Estado "pivot" del espacio euroasitico. Eso fue posible, por cierto, gracias a dos relevantes factores geo- econmicos: los concomitantes crecimientos econmicos de China y de India.

    Los peculiares desarrollos socio-econmicos de estos pases asiticos se han integrado coherentemente en las estrategias de sus respetivos gobiernos, deseosos de expandir la esfera de influencia sino-india en Eurasia. Beijing y Nueva Dehli, concientes de poder contribuir a la concrecin de un futuro sistema multipolar, y de contar en lo sucesivo con una Rusia fuerte como pilar fundamental de todo entendimiento euroasitico, prudentes, jams la humillaron, ni siquiera en el periodo ms oscuro de su historia.

    La plena y veloz reafirmacin de Rusia en el tablero mundial, se debe, sin embargo, a las muchas iniciativas puestas en juego por Vladimir Putin. El ex primer ministro del Kremlin consigue en el curso de dos mandatos presidenciales, en el frente interno, reconducir bajo el control del Estado las industrias estratgicas del pas, erradicar la criminalidad organizada, contener con firmaza el secesionismo chechenio y daguestano e infundir confianza a la poblacin.

    Mientras, en el frente externo, inicia el tejido de una red de relaciones con las repblicas centroasiticas, decididas a seguir la sirena estadounidense, y, como prioridad, se ocupa de reanudar sus lazos con China popular. Mosc no descuida tampoco las muchas identidades culturales y religiosas de las poblaciones de las naciones euroasiticas.

    De hecho, en el mbito de una lgica euroasitica, sensible al encuentro entre las varias civilizaciones del continente en franca oposicin a la estrategia Islam-fbica de los anglos estadounidenses, Putin presenta en la conferencia islmica de Kuala Lumpur en 2003 a Rusia como defensor histrico del Islam.

    Tal significativa declaracin, por cierto, tiene en cuenta que el Islam es la segunda religin de la Federacin Rusa (tambin es la nica en expansin en el rea rusa) y es el primer paso oficial que llevar a la Rusia a ser miembro observador de la Organizacin de la Conferencia Islmica (OIC). La tentativa estadounidense de provocar tensiones a partir de identidades locales como arcos de crisis a lo largo de las fronteras tnico-religiosas, se controlan con esta mirada a la vez longeva y preventiva de Mosc.

    Sobre el plano geoestratgico el Kremlin, conciente de la mira estadounidense en el Asia Central, refuerza la Organizacin de la Cooperacin de Shangai (SCO) de la cual es parte tambin China popular. La finalidad es volver estable un rea considerada insegura por los estrategas de Wshington, que la definen como la "barriga floja" de Eurasia.

    La dirigencia rusa adems contribuye, en 2002, a la creacin de la Organizacin del Tratado de Seguridad Colectiva de los pases de la Confederacin de los Estados independientes (CSTO).

    Las dos organizaciones demuestran al mundo y principalmente a Estados Unidos que los problemas en materia de seguridad y de defensa de toda el rea estn bien instalados y que, por eso, no se precisan supervisores o ayudas provenientes de occidente, y, mucho menos, provenientes de la OTAN.

    Gracias al despertar del Oso ruso, la marcha de los EEUU en Asia Central, parece, por ahora acabada.

    Un nuevo ciclo geopoltico se perfila en el horizonte.

    Tiberio Graziani


    : - , Russia.ru


    : , Georgia Times


    - -. , russia.ru


    . " ",


    . Russia.Ru


    : . GeorgiaTimes.TV


    . "-"


    vs.: .


    : . Russia.Ru


    4 : . " 24"

    :
    -
    ()

    (-)

    (-)

    ()
    -
    (-)

    ( )

    ()

    ( )

    ()

    ()
    ...



    5